Es increíble la suerte de algunas personas en situaciones en las cuales es más fácil que termine en tragedia. Un espectacular accidente contra una farola a toda velocidad, partiendo en dos el vehículo, quedando éste totalmente destrozado.

Atentos al momento posterior al choque, los dos pasajeros del vehículo salen por su propio pie. El accidente se produjo el día de Navidad, ambos volvieron a nacer.