Hoy comparto una noticia de última hora que ha llamado mi atención a pesar de no contener imágenes o fotos. Se trata del regreso a tierra del satélite UARS, el cual está previsto que se produzca entre el jueves y el sábado según la NASA.

La agencia espacial ha anunciado que las posibilidades de que alguien salga herido con los restos del satélite son remotas, no obstante hay informaciones contradictorias ya que para empezar no tienen ni idea de donde caerá, según sus declaraciones en algún punto entre el norte de Canadá y el sur de Sudamérica, casi nada. Por otra parte han pedido a la población que en el caso de que los restos caigan en una zona poblada se avise a las autoridades y nadie se apodere de ninguna pieza para después venderla por ebay.

El satélite tiene el tamaño de un autobús y pesa más de 5 toneladas, aunque los científicos creen que se despedazará al entrar en la atmósfera y llegará a la tierra al menos en 26 piezas o partes. El satélite ha estado en órbita desde 1991 y emprendió su camino de regreso a la tierra hace 6 años. La NASA sigue de cerca su trayectoria y avisará conforme se acerque a la tierra.