Situado en Polignano a Mare, Italia, este hotel restaurante es sin duda alguna unos de los más curiosos y encantadores del mundo, al menos a primera vista, ya que no tengo el placer de haberlo comprobado en persona.

Se trata del Hotel Grotta Palazzese, situado en una cueva a unos 24 metros sobre el nivel del mar, aprovechando una gruta y con unas vistas impresionantes al mar.

Nota: me he tomado la molestia de leer unas cuantas opiniones, bastantes, acerca de este hotel, y todas ellas coinciden que las vistas y el restaurante son maravillosos, dignos de ver, pero nada más que eso, y es que según parece el servicio del hotel es bastante malo y las habitaciones bastante pequeñas. Ahí quedo la nota por si a alguien le interesa.