Parece que Santa Claus perdió uno de sus Renos el día de Nochebuena cuando repartía los regalos, y al animal le dio por entrar en casa de una familia de Utah. Tremendo susto el que se llevaron después de acostar a los niños y escuchar un ruido en una de las habitaciones, según parece el “Ciervo” asustado, rompió la ventana y entró en la casa.

La familia estuvo grabando y sacandose fotos junto al animal hasta que llegó el personal de protección animal para sacarlo del lugar. Un bonito regalo para Navidad.