taser Desde Estados Unidos nos llegan unas imágenes que comienzan a ser habituales entre los policías de este país. Parece ser que le han pillado el gustillo a las pistolas eléctricas y las utilizan con bastante frecuencia. Esta vez la víctima de este arma ha sido una anciana que fue multada por exceso de velocidad.

Un agente llamado Kathryn Winkfein la hizo parar en el arcén por circular a más velocidad de la permitida y ante la negativa de la mujer a firmar la multa el agente intentó esposarla, pero la señora se negó y como consecuencia a su negativa y tras un breve forcejeo acabó churrascada.


# Fuente: 20minutos