Está claro que tanto para las víctimas como para la policía, es mucho mejor que haya ladrones cómo el del vídeo, ladrones torpes que cometen fallos graves que acaban por delatarlos.

En este caso el delincuente comete un error garrafal que lo descubre y hace que la policía pueda identificarlo sin mucho problema, debería haber ensayado antes de entrar en la escena del delito.