cocodrilocasaNada menos que diez años lleva este cocodrilo hembra conviviendo con una familia Rusa como mascota. Guena, así se llama el cocodrilo, se pasa el día pegada al radiador de la cocina debido a que las temperaturas de Rusia no son las más adecuadas para su especie. Como era de esperar le encanta meterse en la bañera y se pasea por toda la casa como si fuera una más de la familia.

Estos cocodrilos del Nilo pueden llegar a medir más de 5 metros, por lo que cuando crezca será imposible que la familia lo tenga en casa, de momento el dueño dice que lo tendrá dos años más y luego ya se verá.

Confían en que nunca atacará a ningún miembro de la familia ya que está bien alimentada y se ha criado junto a ellos, no obstante yo no me fiaría ni un pelo.