Esto de la física y los accidentes aveces nos deja bastante sorprendidos, estas imágenes me recuerdan el accidente que sufrió un amigo mío (salió ileso afortunadamente) hace un par de años, embistió por detrás a un Audi a4 y sorprendentemente su coche quedó con todo el morro metido para dentro (un BMW serie 3, por lo que voy a tirar por tierra el vídeo) mientras que el Audi solo tenía un pequeño golpe en el parachoques trasero. Os aseguro que el Bmw de mi colega quedó cómo un acordeón, el seguro lo dio por siniestro total. Mientras que el Audi apenas tenía rasguños (cambiar parachoques completo y poco más), incluso los policías locales al acudir al golpe se quedaron sorprendidos, no podían creerse que hubiera habido un golpe entre los dos coches.

Bueno, después de haberos contado esta curiosa historia, os dejo con un vídeo donde un coche Bmw embiste por detrás a otro vehículo, atentos a cómo quedan los implicados…