Kentucky, ocurrió en una área de alta criminalidad en Louisville, decenas de espectadores y policías acordonaban la zona debido a un tiroteo en el que habían muerto dos hombres y otros dos habían resultado heridos. De repente, se escuchan disparos, los policías corren hacia el lugar y la gente grita y corre asustada.

Se trataba de un segundo crimen que nada tenía que ver con el primero, dos mujeres habían estado discutiendo y una de ellas disparó y acabó con la vida de la otra. Los oficiales dispararon contra la sospechosa que fue ingresada en el hospital.

Aún así, sorprende saber que no es el día más sangriento en la historia de Louisville, hace tan solo un año murieron 4 personas en un tiroteo y en el 2008, una mujer asesinó a sus dos hijos y luego se suicidó, el mismo día en el que murieron otras dos personas en otro altercado.