Una imagen cada vez más frecuente en las costas de Indonesia y que preocupa bastante a pescadores y protectores de animales, y es que según parece los tiburones ballena de la zona han aprendido una nueva técnica para alimentarse, aprovechándose de las redes de los pescadores.

Una vez que la red está llena, el tiburón ballena se pega el gran festín, succionando con su gran boca los pequeños peces que quedan atrapados entre las redes. Ya son varios los Tiburones que han quedado atrapados en el interior de las redes tras comer las capturas.