En una motocicleta te juegas el tipo casi desde que te subes, pero si encima eres de puño frágil y te gusta acelerar tienes muchas más papeletas para liarla. Adjunto un vídeo donde un motero pone su máquina a altas velocidades por una autovía bastante transitada.

Una autentica temeridad, atentos a los adelantamientos a toda velocidad, el más mínimo fallo y no lo cuenta. Siempre se ha dicho que para correr están los circuitos…