Se suele decir que el que la sigue la consigue, es el caso del chico que vais a ver en las imágenes quién después de que le robaran la bici se puso a buscar pistas que le condujeron al ladrón, a 160 km de distancia de su residencia.

Una vez allí se enfrentó a él con una cámara en la mano y consiguió recuperar su bicicleta, además alertó a la policía y consiguieron dar caza al ladrón llevándolo detenido. Un final feliz.