Estas en la oficina en un duro día de trabajo y de golpe y porrazo te entra un calentón, y la secretaria que es muy eficiente se ofrece a calmarte ese deseo. Como la mesa de la oficina está llena de papeles y carpetas, el único sitio viable para apoyarse es la cristalera, que aunque es muy grande y da a plena calle…. ¿Quien podría verlo desde esa altura? A si que… al lío!

Con lo que no contaba esta gente es que hoy en día siempre hay un tío con una cámara de fotos encima intentando capturar cualquier momento comprometedor como este. Donde no llega el ojo humano siempre habrá un objetivo observando.

pillados follando infraganti
sexo en las alturas
fotos sexo infraganti
fotos de pillados
parejas pilladas haciendo el amor