Actriz y modelo, quizás a algunos os suene más por ser la showgirl exnovia de Ronaldinho, Sara ahora aspira a convertirse en la nueva Cicciolina, hace un par de años experimentó en sus propias carnes el éxito y el revuelo de un descuido donde enseñó un poco la teta, y ahora, por segunda vez este año (en esta ocasión mucho más descarada) la chica enseña sus encantos sin pudor allá donde va.

Supongo que la mejor manera de ganar votos, ahora que quiere dar el paso a la política, no es la de enseñar su disconformidad con la ropa interior, pero seguro que muchos votantes están encantados con su actitud alegre y deshinibida.