video eyaculacion en la boca de la rubiaComo comentaba el otro día, a las chicas nos gusta más llevar el ritmo en los cabalgamientos para controlar nuestra complicada forma de sentir placer. Pero otras veces no es así, puedes comenzar muy activa y terminar subyugándote a las mieles de la sumisión sexual.

Los rabos, cuanto más grandes y gordos, mejor, pero sobre todo, lo más notable ha de ser la actitud en cada pollazo, la efusividad de cada mamporrazo, el desprendimiento de toda la ira sexual usando el cuerpo de la mujer.

Ahí es cuando notas que la dilatación y humidificación de la vagina es generosa y que se va preparando para el orgasmo, para la mezcla de flujo vaginal y semen recorriendo las paredes y las venas de su polla. Aunque al final él decida correrse y empapar de lefa toda su boca y parte de la cara, como un buen contenedor de reciclaje de semen para el rejuvenecimiento del cutis.

Una agresión al cuerpo femenino que termina beneficiando a los dos.