El Chino que podemos ver en las imágenes es un ladrón que utiliza una técnica bastante violenta para sus robos. Al parecer ataca a sus víctimas por detrás con un ladrillo, propinándoles serios golpes en la cabeza hasta dejarlos fuera de combate o inconscientes para así poder llevarse el dinero.

A gente así había que darle un poco de su propia medicina, la verdad es que uno siente una impotencia terrible ante casos cómo este.