Asco de carteristas, y lo más gordo es que no se les puede hacer nada porque ni siquiera es considerado delito robar carteras (si no supera una cantidad), tienen narices. No se si en China pasa lo mismo, lugar donde fueron grabadas estas imágenes por casualidad.

Una periodista se encuentra realizando una entrevista en la calle a un transeúnte cuando de repente sin querer, la cámara capta a una ladrona robando a su víctima, por suerte la chica se dio cuenta y consiguió recuperar el objeto robado.