No hay mejor propina que ésta para un pizzero, ir a una casa y formar parte de una pelea de almohadas con tres jovencitas cachondas.