Hay puentes que son construidos para ser muy flexibles, incluso asombra la manera de moverse de éstos ante condiciones meteorológicas desfavorables, retorciéndose y provocando autenticas olas de asfalto.

Es cierto que el viento que lo azota es muy fuerte, provocando el movimiento de toda la estructura.