Imágenes grabadas en Rusia gracias a la cámara instalada en uno de los vehículos, muestran el instante en el que uno de los conductores frena bruscamente en mitad de la carretera sin motivo aparente, al parecer su intención era recibir un golpe por la parte trasera para así poder cobrar del seguro.

Ya se sabe que hay mucho listo, en este caso “los matones” del coche delantero querían un pequeño toque para cobrar seguros y posiblemente pillarse la baja por dolores cervicales. La jugada no les sale bién y encima la emprenden contra el otro conductor.