Hoy os traigo un vídeo porno diferente a los que vemos normalmente por la web, se trata de una práctica anal extrema, uno de esos vídeos que te dejan flipando de lo que hace el vicio por el sexo y de lo que puede llegar a dilatarse un ojete, hasta el punto de introducir una botella de coca cola de dos litros.

La protagonista es una mujer madura dispuesta a satisfacer sus deseos sexuales de la manera más radical, mediante fisting y la introducción de grandes objetos por su ojal.

Supongo que lo que lleva a una pareja a este tipo de practicas es el buscar nuevas sensaciones, probar con cosas cada vez más grandes y gordas buscando más y más placer.