Seguro que la mayoría que tenéis pareja, sobre todo si compartís piso con ella, habréis echado algún que otro polvete en el baño, en la ducha o la bañera, la verdad es que es bastante relajante y morboso, con los cuerpos húmedos y con el agua cayéndote en las partes mientras la enchufas.

La pareja amateur de las imágenes se lo monta mientras toman una duchita, con mamada de la chica y con una buena penetración posterior, para terminar corriéndose en la cara de su pareja. Eso si, después del polvo, un buen enjabonado.