Turquía, un hombre intentó agredir a la policía con una silla en plena calle, uno de los agentes disparó en cuatro ocasiones contra el individuo, uno de los disparos alcanzó al hombre en la pierna, otro cerca del corazón, otro de los implicados también recibió un disparo en el estómago.

El primero de los heridos perdió la vida a causa de las heridas. Al parecer todo se originó cuando el joven fallecido de 17 años chocó contra el coche policial y los agentes comprobaron que no disponía de permiso de conducir. Es increíble la facilidad con la que algunos tiran de pistola.