No era casualidad, hace días vimos cómo un policía vietnamita se amarraba con fuerza al frontal de un autobús para detener al conductor y ponerle una multa, nos sorprendía su reacción, pero ahora con este otro vídeo nos damos cuenta de que en Vietnam es algo habitual.

Quizás los enseñen así en la academia, lo cierto es que es el segundo poli que vemos en la misma situación, esta vez agarrado a un camión.