En principio parecía un choque entre civil y policía, pero luego según se aprecia (o eso parece) en las imágenes se ve que del vehículo que embiste al coche patrulla, se baja otro agente más, por tanto es posible que fuera accidente entre compañeros.

No obstante la culpa es del poli que tiene la gran idea de hacer un cambio de sentido en el momento menos indicado, justo cuando varios vehículos le cortan la visibilidad.