Estoy seguro de que muchos de nosotros hemos echado algún que otro polvete en los baños de una Discoteca o Bar, y es que aveces con cuatro copas de más y con el calentón de una chica que acabamos de conocer, una de esas de golfillas que follan a la primera de cambio, es inevitable meterse en el baño para gozar.

Lo malo es que puede haber cerca algún amigo cabroncete móvil en mano que te grabe mientras estás en pleno apogeo, y el vídeo termine en la red para uso y disfrute del personal.

De lo que no cabe duda es de que esta parejita se lo estaba pasando pipa hasta que detectaron al intruso.