Lamentablemente hay muchos casos de indigentes que se tienen que ganar el pan todos los días pidiendo dinero en la calle, pero en otros casos, cómo el de este vídeo, se trata de gente sin escrúpulos que no dudan en jugar con la buena fe y los sentimientos de las personas para ganar mucho, mucho dinero sin dar un palo al agua.

Atentos a la mujer de las imágenes y cómo las cámaras de televisión la pillan infraganti cuando termina su “trabajo” de indigente.