Sin duda es una de las peticiones de matrimonio más curiosas, llamativas y emotivas que he visto desde hace mucho tiempo. La chica se llama Diana y nunca esperó que su novio Rune Iversen, le pidiera matrimonio de esta manera a través del video chat.

Rune y sus amigos estuvieron dos meses preparando el momento, ¿conseguiría el chico su propósito? ¿aceptará Diana el matrimonio?.

Por cierto, casi 2 millones de visitas en solo 2 días, parece que a la gente le gustan estas iniciativas amorosas.