Según la etnia Dogón, el lago Antogo es un pequeño lago sagrado que se encuentra en Mali. La pesca está totalmente prohibida en sus aguas al igual que lo está que las mujeres se acerquen a su orilla, pero una vez al año, aprovechando el calor y cuando el lago está a punto de desaparecer por escasez de agua, quedándose totalmente seco, los Dogones de todas las regiones se reunen en un ritual que los congrega a todos a orillas del lago. Esperan a que el chamán del pueblo haga sus rezos y oraciones y se lanzan todos en masa a sus aguas en busca del preciado y sagrado pescado.

Bajo el calor sofocante que puede llegar a los 50º, los miles de congregados solo tienen 30 minutos para llenar sus canastillas con el mayor número de peces posible, pasado ese tiempo suena un disparo que marca el fin del ritual.