Cuando hay una valla eléctrica mejor no acercarse demasiado, estas vallas se suelen instalar para evitar que los animales, normalmente vacas, se salgan del cercado, por lo que suelen estar conectadas a potentes baterías que hacen bastantes cosquillas.

Que se lo pregunten a este pobre perrito que se arrimó inconsciente del peligro que le acechaba y encima meando, zass en toda la minga.