La verdad es que no me gustaría nada que un perro policía se tirara a por mí. Viendo cómo se las gasta el can con el sospechoso está claro que es mejor ser detenido por la policía.

Ocurrió en Phoenix, un hombre amenaza con hacer explotar una bomba, el equipo de SWAT hace presencia en la escena y ante la amenaza de bomba deciden no poner en peligro vidas humanas enviando un perro adiestrado a arrestar al sospechoso. El resultado final fue, Perro 1 – Delincuente 0.