Ocurrió en un barrio de Londres mientras la policía llevaba a cabo una detención, un perro de raza pitbull atacó a uno de los policías, el cual no conseguía quitarse al animal de encima.

Minutos más tarde varios agentes consiguieron retirar al perro de su “presa” y acabaron con él a disparos en plena calle.