Uno ve cosas como esta y se acuerda de inmediato de ciertas películas de ciencia ficción, Termitator, entre otras. Pero esta vez no es ficción si no realidad, se trata de peces robot, destinados para muchas misiones, una de ellas limpiar la contaminación de las zonas portuarias detectando los agentes contaminantes y reportándolos para su estudio.

En otros casos son utilizados para estudiar la vida marina con ayuda de cámaras instaladas, lo que permite que estos peces puedan acercarse con tranquilidad a otras especies y poder estudiarlas de cerca.