Hay quién diga, más bien científicamente, que la atracción de los hombres por las tetas grandes viene del instinto, de que caderas anchas y grandes pechos son sinónimo de fertilidad. No es que esté en desacuerdo, pero yo más bien me voy por la parte cerda del asunto, y es que cuando uno ve un par de tetas enormes lo primero que piensa es en cómo sería disfrutarlas en la cama, meter la polla en medio para una cubana y sobarlas una y otra vez.

Cómo siempre es cuestión de gustos, pequeñas, medianas, grandes, naturales, siliconadas, bestiales, lo que si es cierto es que no siempre uno tiene la oportunidad de ver un par de tetas cómo las que comparto hoy con vosotros. Una rubia por la webcam de las que provocan erección inmediata.