En realidad hace muchos años que debido al calentamiento global el hielo empieza a derretirse, la situación es crítica y tendrá graves consecuencias en menos tiempo del que pensamos. Los expertos prevén que en un plazo de solo 10 años el hielo desaparecerá por completo durante el verano en el polo norte. De producirse este cambio sería irreversible.

Osos polares en serio peligro. Hace unos meses varios investigadores que estudiaban el comportamiento de osos polares con seguimiento mediante collares satélite, descubrieron que una de las osas marcadas había nadado durante 9 días, una distancia total de 685km, en el transcurso había perdido a su cría y un 20% de masa corporal.

Los osos se ven obligados a nadar estas largas distancias en busca de alimento (focas) debido al deshielo, su población está en serio peligro ya que en esta situación les resulta difícil reproducirse, y las crías cada vez son de menor tamaño.


Las morsas se quedan sin hielo. Las imágenes difundidas por Discovery Channel son más que preocupantes, las morsas se quedan sin hielo y tienen que cambiar sus hábitos de reproducción. Normalmente estos animales utilizan las plataformas de hielo para tener a sus crías y así poderlas proteger de los depredadores. Pero debido al deshielo ahora las morsas se han visto obligadas a anidar en la tierra, las imágenes son estremecedoras, en ellas podemos ver entre 10,000 y 20,000 morsas del pacífico agrupadas sobre zonas rocosas.

Petróleo, la otra amenaza. Por si fuera poco el efecto que está causando el cambio climático, ahora también hay que preocuparse de otro problema añadido, el petróleo. Se calcula que bajo las aguas del ártico se encuentra una quinta parte de la producción mundial de petróleo y gas, algo preocupante ya que gobiernos y compañías se pelean por llevarse el manjar. Países como Rusia, Noruega o Dinamarca ya han autorizado prospecciones en su territorio.

La tierra cambia de aspecto. Hace tan solo unos años el aspecto de la tierra visto desde el espacio era el de dos zonas blancas bien visibles en sus polos, ahora durante el verano esas dos zonas se han reducido drásticamente y se ve más azul del océano que nunca, en cuestión de años la geografía de nuestro mundo habrá cambiado y con ella se irá la vida de muchas especies que habitan en el ártico.