elefantNunca imaginé que presenciar el nacimiento de un elefante pudiera ser una experiencia tan emocionante, quizás se debe al tamaño tanto del recién nacido como de la madre que para llevar un bicho de 118 kg dentro durante 22 meses ya puede ser grande.

Hay momentos en los que parece que está muerto y la madre intenta reanimarlo dándole patadas, hasta que agarra su trompa, la retuerce y el animal empieza a respirar. Son unos momentos de incertidumbre que luego tienen su recompensa.

El pequeño elefante se pone en pié y da sus primeros pasos de vida. Es asombroso como prácticamente nada más nacer ya pueden caminar, y eso se debe a que los elefantes durante su gestación empiezan a ejercitar las patas en el útero materno a las 18 semanas. Las imágenes fueron filmadas en Bali, Indonesia.