Independientemente de que se trate de un hombre o una mujer, queda patente que hay gente que no debería tener entre sus manos un vehículo y mucho menos de gran potencia.

Las imágenes fueron grabadas en una gasolinera de Turquía, donde una mujer perdió sorprendentemente el control de su Porsche 911 turbo y se empotró contra la tienda, atravesando literalmente sus paredes.

La conductora y su acompañante no sufrieron heridas de importancia, pero el dependiente de la gasolinera tuvo que ser trasladado a un hospital cercano. Al parecer la joven confundió el pedal del acelerador con el del freno cuando intentaba estacionar en la gasolinera.

Según un estudio realizado en EEUU, los accidentes provocados por equivocación entre el pedal del freno y el acelerador son más frecuentes en mujeres que en hombres.