Mamada, divina felación que tanto nos gusta a los hombres, ¿que tendrá que tanto placer nos provoca que nos chupen la polla con ansias?. Hace mucho tiempo, si recordáis, hablamos un poco sobre este arte de la felación asiática, dándole un repaso a las tigresas blancas para entender un poco más y mejor de donde viene esa fama que tienen de buenas mamadoras.

También en su día hablamos un poco de los Bonobos y sus costumbres mamatorias así como de Cleopatra y su vicio por chupar pollas. Por lo tanto está claro que la historia nos habla de felaciones, el viejo arte del sexo oral es algo que viene de hace siglos y no tiene pinta de pasar de moda. Nos encantan las mamadas, sin más.