Una buena mamada para empezar la semana, una pareja casada, aprovechando que sus hijos están dormidos, se disponen a disfrutar de una sesión de sexo oral, con la mujer de rodillas ante la polla de su esposo chupando y chupando el rabo hasta sacarle toda la leche.

Casi 10 minutos de mamada, que se dice pronto, hay que aguantarlos cómo un campeón sin correrse antes de tiempo.