Aveces los artistas, por muy consagrados que sean, necesitan llamar un poco la atención para volver a la portada de los medios de comunicación, aunque eso signifique hacer cosas un tanto fuera de lugar.

En esta ocasión ha sido Madonna, la diva del pop, la cual enseñó un pecho durante uno de sus conciertos en Turquía, una clara provocación en un país habitado por mayoría musulmana.

Por cierto, los años no perdonan, para nadie.