Lo que hace el hambre y la necesidad, en este caso un hombre joven espera tranquilamente a que un repartidor se despiste para llevarse unos embutidos.

La verdad es que robar esta siempre mal, pero cuando una persona se ve en una necesidad extrema y lo hace simplemente para poder alimentarse, parece que tiene cierto perdón. Aunque por otra parte, quizás si lo pidiera no fuera necesario robar, quién no ha dado alguna vez un bocadillo o algo de comer a una persona necesitada…