Lo mejor del porno casero es que nuestros propios vecinos podrían ser los protagonistas, y eso perdonarme, pero tiene su morbo y no poco, pensar que una vecina, o incluso si vamos más allá, la hermana de una amigo, o una conocida se graba sus pelis porno y que las puedes ver, no tiene precio.

Hoy toca vídeo amateur de una de tantas parejitas que deciden sentirse por momentos como actores porno, que hartos de verlo en las películas quieren ser ellos participes de una, y que a su manera se divierten en el cuarto mientras la cámara está grabando.

Por supuesto, cómo siempre, tengo que destacar algo, y no podía ser otra cosa más que las grandes tetas naturales de la chica.