No he tenido el placer de caminar con tacones, pero parece que cuando son muy finos y altos, si se pierde el control es difícil volver a recuperarlo, eso, o es que la chica del vídeo no tiene ni idea de caminar con zapatos de tacón.

Lo cierto es que la pobre paso un muy mal trago en un concurso de belleza, caminando cómo una coja ante las risas y gritos de la gente.