Me ha resultado bastante gracioso contemplar las caras de este Ruso, justo en el momento en el que salta practicando goming desde una alta torre. La cámara nunca pudo estar mejor situada para captar todos los gestos de este joven.

La cara del miedo, y la de alegría por haber pasado el mal trago, hasta se le saltan las lágrimas del susto.