Goming, bungee jumping o cómo lo queráis llamar, ese deporte extremo que tanto gusta al personal y que tan buenas dosis de adrenalina te hace descargar. En este caso se trata de una broma que varios amigos han decidido gastarle a uno del grupo.

Lo llevan a un paraje desconocido con los ojos vendados, haciéndole creer que va a saltar desde un puente a decenas de metros de altura, y lo que sucede es lo que vais a comprobar….