No se si a las pajarracas os pone ver vídeos de tíos haciéndose una paja, pero está claro que cómo hombre puedo decir que ver una mujer masturbándose me parece una de las escenas más morbosas y calientes que te puedes echar a la cara.

Escuchar los gemidos, ver las caras de placer, los movimientos de cuerpo retorciéndose de placer mientras penetra su húmedo chumino con un consolador, sin duda una experiencia ardiente y motivadora. Si ya lo dice una amiga mía, no hay nada cómo una buena masturbación, nadie conoce nuestro cuerpo cómo nosotros mismos para darnos inmenso placer.