Sucedió en Kazajstán, durante una solemne ceremonia y tras escuchar un pequeño discurso, los presentes se disponen a escuchar atentamente, orgullosos, y con la mano en el pecho, el himno nacional.

Lo que no sabían es que a los mandos del equipo de música, estaba Borat, si, el de la película…