Que te estés pegando un baño tranquilamente y de repente un elefante se acerque hasta la piscina para beber agua es algo que no ocurre todos los días.

Y mientras tanto tú tan tranquilo en el agua, observando de cerca la escena, sin duda esto es integrarse en la vida salvaje, mucho mejor que un safari.