Las fiestas de Elche ya han terminado y pese a ser de esta localidad tengo que decir que cada año son peores. Ni la alborada que es típica de la ciudad se desmarca. Cada año es igual que el anterior o si me apuráis, peor, incluso pequeños pueblos que también celebran sus fiestas con fuegos artificiales consiguen mejores resultados. Quizás sea producto de la crisis o de que son demasiado perezosos para intentar mejorarse cada año.

Pero a lo que vamos, el día 13, después de la La ‘Nit de l’Alba se celebra la tradicional guerra de carretillas en el centro de la ciudad en el que un montón de ilicitanos y no ilicitanos lanzan en un una zona de elche delimitada por vallas, miles de carretillas entre ellos, formando un espectáculo de luces y silbidos. Lógicamente para ello se tienen que cubrir muy bien, y aun así son muchísimas las personas que acaban quemándose cada año.

Y para que no quede en un simple texto os traigo un video de un voluntario que se prestó a entrar con cámara en mano para grabar el ambiente de esa noche