La prostitución está a la orden del día, en todas las ciudades del mundo hay putillas o bien en clubes de alterne o en lugares un poco más apartados, calles, carreteras, siempre hay alguien dispuesto a gastarse la pasta por follar con una chica o por recibir una mamada.

En el caso del vídeo de hoy se trata de un cliente habitual al cual le gusta recibir mamadas (eso si, con condón) tanto al aire libre cómo en el asiento trasero del coche. Parece que también tiene preferencia por las chicas de raza negra.